jueves, 8 de marzo de 2012

El profesor Trekkie

Pues si, ya va siendo hora de que uno salga del armario y demuestre el animal que lleva dentro. 
Señoras y señores: Soy (al igual que mi personaje) un profesor trekkie. Y me siento orgulloso por ello, a pesar de que en el instituto me toque disimularlo. Si ya cualquier referencia a la ciencia ficción suena un tanto marciana... ¡imaginad qué cara de pasmo pondrían mis alumnos, incapaces de diferenciar las manos de Gene Roddenberry y las pezuñas de George Lucas!
Lo reconozco: me chifla todo chisme que parezca un Tricorder (daría media vida por tener uno en el aula), pero claro: al final este profesor chiflado acaba por sucumbir al lado oscuro de lo comercial, a lo evidente, al sable láser y las frases hechas de los Jedi, muchas de las cuales fueron inspiradas catódicamente en el puente de mando del U.S.S. Enterprise.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Aún queda alguien que recuerde Star Trek? ¡Tú lo que quieres es ir con pijama a clase!